24/7

888.845.9696

Lesiones de tejidos blandos

Si ha estado en un accidente con lesiones personales , es posible que tenga cualquier cantidad de lesiones en los tejidos blandos. . Aunque algunas son benignas, muchas lesiones de tejidos blandos pueden ser graves y, a menudo, tardan meses en sanar y, en casos únicos, nunca sanan por completo.

Contusiones, & nbsp; Laceraciones, & nbsp; Abrasiones y Avulsiones

Cuando experimenta un traumatismo en la cabeza o el cuerpo en un accidente, las lesiones de tejidos blandos más comunes son laceraciones, contusiones, abrasiones y avulsiones.

Laceraciones y contusiones son los términos médicos y legales para cortes y contusiones. Pero no los descarte como lesiones molestas mínimas. Las laceraciones infligidas por un animal peligroso son extremadamente dolorosas y desfiguran y causan graves como sangrado, dolor, infección, daño musculoesquelético y cicatrices. Las contusiones en el cerebro que resultan de un golpe en la cabeza pueden resultar en una lesión cerebral traumática; Las contusiones en otras áreas también pueden ser graves.

Contusiones

Una contusión es un tipo de hematoma, también llamado hematoma. Una contusión se clasifica como una “herida cerrada”, causada cuando los vasos sanguíneos diminutos (“capilares”) se dañan o rompen como resultado de un traumatismo cerrado que no rompe la piel. Los vasos sanguíneos lesionados filtran sangre hacia los tejidos debajo de la piel.

Las contusiones en la cabeza pueden ser potencialmente mortales, incluso si el impacto no parece severo y las lesiones observables no parecen ser graves. Las contusiones pueden causar un hematoma subdural o epidural, que es un sangrado abundante dentro o alrededor del cerebro.

Los impactos severos pueden causar contusiones graves en músculos, huesos o incluso órganos internos. En casos graves, la hinchazón y la hemorragia interna pueden provocar un shock. Si el daño tisular es extenso, también puede tener un hueso fracturado, una articulación dislocada, un esguince, un desgarro muscular u otra lesión. Las lesiones graves que causan dificultad para mover una extremidad, hematomas abdominales, hematomas detrás de la oreja y la sensación de líquido debajo de la piel pueden indicar una lesión potencialmente mortal y requieren atención médica inmediata.

En algunos casos, la presión acumulada por los líquidos varias horas después de una contusión puede interrumpir el flujo sanguíneo a los músculos. Esto se conoce como “síndrome compartimental” y, a menudo, requiere una cirugía urgente para drenar el exceso de líquidos. Esto puede ocurrir en la mano, el antebrazo, la parte superior del brazo, el abdomen, las nalgas y toda la extremidad inferior (las piernas). En el síndrome compartimental, el paciente se queja de un dolor profundo, constante y localizado que parece desproporcionado con la lesión. El síndrome compartimental es una afección médica grave que requiere atención de emergencia. Si no se trata, puede provocar necrosis tisular, deterioro funcional permanente y, si es grave, insuficiencia renal y muerte.
A veces, un hematoma no desaparece y, en cambio, se vuelve firme y de mayor tamaño. También puede seguir siendo doloroso. Si se forma una gran acumulación de sangre debajo de la piel o en el músculo, es posible que su médico deba drenarla.

 lesiones de tejidos blandos - contusiones

Laceraciones

Conocida como “herida abierta”, una laceración es un corte o desgarro irregular e irregular de tejido blando del cuerpo. Las laceraciones pueden ser causadas por algún traumatismo contundente contra un objeto afilado, como un corte con un vidrio roto en un accidente automovilístico o una caída. La gravedad de una laceración depende de su ubicación, profundidad, si un cuerpo o sustancia extraña ingresa a la herida, la cantidad de sangre que se pierde y si el corte se infecta.

Una herida punzante es un tipo de laceración provocada por un objeto afilado o puntiagudo, como un clavo, dientes de animales (como una mordedura de perro) o una tachuela. Este tipo de herida no suele sangrar en exceso y puede aparecer demasiado de cerca. Las heridas punzantes son propensas a la infección y deben tratarse de manera adecuada.

Abrasiones y avulsiones

Otros dos tipos de heridas abiertas son comunes en los casos de lesiones personales: abrasiones y avulsiones .

  • Una abrasión es una herida superficial en la que se raspa la capa superior de la piel (la epidermis), a menudo al deslizarse sobre una superficie rugosa.
  • Se produce una avulsión cuando se arrancan grandes trozos y muchas capas de piel y músculos.

Tratamiento médico para laceraciones, abrasiones y avulsiones

Es posible que se requiera una vacuna contra el tétanos cuando una persona ha sufrido alguna lesión que rompa la piel. Si un perro, gato u otro animal causó el daño, debe verificar que el animal esté al día con la vacuna contra la rabia; de lo contrario, deberá someterse a una dolorosa serie de vacunas antirrábicas.

Para las laceraciones leves sin complicaciones, generalmente no es necesario el tratamiento médico. Aplique presión directa para controlar el sangrado. Lave el corte con agua del grifo y jabón y manténgalo limpio y seco con un vendaje o gasa. No se recomienda poner alcohol, peróxido de hidrógeno y yodo, ya que esto puede retrasar la curación.

Es posible que se requiera atención médica por una laceración, abrasión o avulsión cuando:

  • La herida chorrea sangre, la sangre empapa el vendaje o el sangrado continúa después de diez minutos de presión firme
  • Pus drena del corte
  • El área del corte está caliente, entumecida o hinchada
  • El corte es irregular, parece profundo o está ubicado en la cara, la cabeza o la mano
  • El corte fue causado por un instrumento sucio u oxidado
  • La herida se vuelve sensible o inflamada
  • La persona no puede moverse cómodamente o desarrolla una temperatura superior a los 100 grados Fahrenheit
  • La herida no cicatriza

Los objetivos del tratamiento de la laceración son detener el sangrado, evitar la infección, restaurar la función de los tejidos afectados y lograr resultados cosméticos óptimos con cicatrices mínimas. Cuando una persona acude al médico oa la sala de emergencias para recibir tratamiento, se debe evaluar la laceración para evaluar su gravedad y la afectación de músculos, tendones, nervios, vasos sanguíneos y huesos. El podría requerir puntos de sutura o, en el caso de una avulsión, puede ser necesario un injerto de piel.

La infección es el mayor problema médico en las primeras semanas después de una laceración u otra lesión abierta. Los signos de infección incluyen dolor intenso, secreción de pus, enrojecimiento más allá de los bordes de la herida, fiebre y escalofríos o hinchazón excesiva de la herida. Si cree que tiene una infección, busque atención médica inmediata.

Las cicatrices también son una preocupación importante. Aunque el cuidado apropiado de las heridas minimizará el riesgo y la apariencia de una cicatriz, muchos factores están fuera de su control. Por ejemplo, los cortes dentados con daño cutáneo más traumático (como un corte rodeado por un área de abrasión) tienden a dejar más cicatrices.

La derivación a un cirujano es apropiada en casos de heridas profundas en la mano o el pie; laceraciones de espesor total del párpado, el labio o las orejas; laceraciones que involucran nervios, arterias, huesos o articulaciones; heridas penetrantes de profundidad desconocida; lesiones graves por aplastamiento; heridas severamente contaminadas que requieren drenaje; y heridas por las que la víctima o el médico están muy preocupados por el resultado cosmético.

Puede ayudar a minimizar la posibilidad de cicatrices si observa signos de infección (como enrojecimiento, hinchazón, supuración de pus) y consulte a su médico de inmediato. También debe evitar la exposición al sol, ya que el tejido recién cicatrizado se quema más fácilmente y, a menudo, queda descolorido. Una cicatriz a menudo se verá roja e hinchada después de retirar las suturas, pero puede desaparecer durante el próximo año.

lesiones de tejidos blandos - esguinces

Esguinces, torceduras y desgarros

El tejido blando incluye músculos, tendones, ligamentos y nervios. Las lesiones de tejidos blandos son microdesgarros en los músculos y ligamentos que son más dolorosos y, a menudo, tardan más en sanar que los huesos rotos.

Los esguinces y las distensiones ocurren cuando una persona fuerza a sus músculos a funcionar más allá de lo que la persona hace de manera rutinaria. El tejido muscular puede tensarse cuando se le obliga a exceder su capacidad de trabajo. Además del tejido muscular, los esguinces, torceduras y desgarros también pueden afectar ligamentos o tendones.

Un ligamento une hueso a hueso; cuando está demasiado extendido o desgarrado, se conoce como esguince.

Un tendón une el músculo al hueso; cuando está demasiado extendido o roto, se conoce como tensión.

Cuando un ligamento o tendón se rompe, es una lesión grave que puede requerir cirugía.

Los tipos frecuentes de esguinces, torceduras y desgarros incluyen (haga clic en cada uno para obtener más información):

Si sufre alguna de las lesiones de los tejidos blandos mencionadas anteriormente por un accidente causado por otra persona, debe buscar atención médica. Como mínimo, debe tomar fotografías de sus lesiones y documentar cualquier complicación. Si estas complicaciones comienzan a afectar su salud, su trabajo o su estilo de vida, es posible que tenga derecho a una compensación. Llame ahora y hable gratis con un abogado sobre su caso: 888.845.9696.

Free Case Evaluation

Discover how we can help you..